Tipo fijo o variable, ¿Cómo negocio mi hipoteca?

En plena revolución social contra la Banca en lo que respecta a la devolución de las cláusulas suelo, ellas resurgen ofreciendo un antiguo producto, las hipotecas a tipo fijo y cuotas mensuales constantes a lo largo de toda la vida del préstamo. ¿Es esta hipoteca la ideal para el solicitante?

¿Hipotecas a tipo fijo o variable?

Así como en los últimos años la mayor parte de las hipotecas que ofrecían las entidades financieras se formalizaban a un tipo de interés variable formado por el Euribor más un diferencial, durante el pasado año 2016 y el actual, las hipotecas a tipo fijo están cobrando protagonismo en el mercado financiero.

Es la hipoteca a tipo fijo una nueva “cláusula suelo”?

Algunos expertos financieros se sorprenden del revuelo formado por los hipotecados en lo que se refiere al pago de las cláusulas suelo considerándolas abusivas, cuando sin embargo están dispuestos a firmar una hipoteca a tipo de interés fijo.
Según su punto de vista, el tipo de interés fijo es otra forma que tiene la banca para “imponer un suelo o un techo” durante toda la vida del crédito.

Por la contra existe también otra corriente, que defiende la opinión de que a la hora de firmar una hipoteca, no solo el precio es un factor a tener en cuenta sino que hay otros igual de importantes o más como la incertidumbre del mercado, el miedo a no poder afrontar las cuotas futuras, las oscilaciones inciertas del Euribor, etc, que con una hipoteca a tipo fijo quedarían resueltas.

Principal ventaja de las hipotecas a tipo fijo

En una hipoteca a tipo de interés fijo, el hipotecado conoce de antemano cuál será la cuota mensual a la que tendrá que hacer frente durante toda la vida del crédito, es decir, se elimina de forma inmediata la incertidumbre y aparece la seguridad. Por la contra se pagará un tipo de interés más elevado que en una hipoteca a tipo variable.

Esta hipoteca puede resultar una buena opción para aquellas familias que no practican el ahorro no estando preparadas para cambios repentinos en el mercado que modifiquen a la alza la cuota mensual de su hipoteca.

 

Principal ventaja de las hipotecas a tipo variable

Las hipotecas a tipo variable en nuestro país están referenciadas al Euribor a 12 meses (aunque se prevé un cambio en el segundo semestre del presente año hacia el Euribor Plus), lo que quiere decir que a este índice cada entidad bancaria le sumará un diferencial que será revisado cada 12 meses.

Por el comportamiento del Euribor en los últimos años, su tendencia a la baja y sus valores negativos han supuesto un gran ahorro para las familias que han visto cómo su cuota mensual se reducía año tras año alcanzando una cierta estabilidad en negativo.

La hipoteca a tipo variable es ideal para aquellas familias que practiquen el ahorro, ya que podrían beneficiarse de los tipos bajos y a su vez estar preparadas para fluctuaciones y posibles subidas del tipo de interés.

Vinculaciones

Las vinculaciones que la mayor parte de entidades bancarias exigen, suelen ir de la mano de los préstamos hipotecarios. Por lo general, cuanto mejores sean las condiciones que se ofrezcan, mayor vinculación exigirán a los titulares: (tarjetas de crédito, nóminas domiciliadas, seguros de vida, de hogar, etc).

Las hipotecas a tipo variable suelen tener más vinculación que las de tipo fijo por su mejor precio.

Créditoh! te asesora

¿Te gustaría que un experto analizáse tu caso particular para saber cuál es la mejor alternativa en función de tu perfil?

Desde el equipo de Créditoh! estaremos encantados de ayudarte en tu decisión.

 

Diana Pardo

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras noticias.
* Campo obligatorio