¿Hipoteca a tipo fijo, mixto o variable? Analizamos las claves

Una de las consecuencias de la crisis mundial que ha estado azotando a las diferentes economías en los últimos años, ha sido la paralización del mercado inmobiliario de compra-venta de viviendas. Ante tal escenario de incertidumbre, los consumidores han preferido optar por el ahorro y en el caso de la vivienda por los alquileres.

Un factor a tener muy en cuenta durante esta etapa ha sido el Euribor (referencial hipotecario por excelencia), que en los últimos años ha mostrado valores por debajo del cero llegando a alcanzar cifras negativas.

Esto a su vez ha derivado en que el precio del dinero haya caído en picado. Atrás quedaron los tiempos en los que las entidades financieras volcaban todos sus esfuerzos comerciales en la captación de ahorro por parte de las familias.

2016 año de repunte hipotecario

El pasado año y según los últimos datos publicados, la firma de préstamos hipotecarios para la financiación de viviendas ha experimentado un crecimiento interanual de aproximadamente un 35%. Parece que los peores tiempos han pasado y los ciudadanos se vuelven a animar a adquirir una primera vivienda.

Los bancos han sido los primeros en darse cuenta de este cambio y desde luego han sabido aprovechar la situación, pasando de ofertar prácticamente en exclusiva hipotecas a tipo variable, a incluir en sus carteras préstamos hipotecarios a tipo fijo o mixto.

Hipotecas a Tipo fijo

Durante los últimos años, estas hipotecas prácticamente se habían eliminado del abanico de productos de las entidades financieras, sin embargo y debido a la situación actual del Euribor, que apenas deja margen de beneficios a los bancos, han vuelto a reaparecer con excelentes opciones de financiación inmobiliaria.

Las hipotecas a tipo fijo son aquellas en las que la cuota mensual está “blindada” desde la firma de la operación, pagando durante toda la vida del préstamo la misma cantidad mensual. Por lo general, los bancos solían ofrecer este tipo de financiación a plazos más cortos que la variables, en torno a unos 10 o 20 años de duración máximo.

Hipotecas a tipo Mixto

Este tipo de hipotecas son una mezcla entre las de tipo fijo y variable. Se caracterizan por ofrecer un tipo de interés fijo con una cuota estable durante los primeros años (entre 3 y 5 años), para posteriormente convertirse en variables donde el referencial pasa a ser el Euribor y las cuotas a pagar oscilarán en función de sus actualizaciones.

Hipotecas a tipo variable

Son las que han copado el mercado hipotecario en los últimos años y las preferidas por los clientes debido al ahorro que supone el hecho de que el Euribor se encuentre en unos valores tan bajos. Por lo general se paga una cuota distinta cada año que es cuando se producen las actualizaciones.

El dilema del cliente: ¿Tipo fijo, mixto o variable?

Pues la respuesta de los expertos, es que la decisión dependerá de cada caso particular y necesidades, aunque todos coinciden en que el plazo es un aspecto fundamental a tener en cuenta a la hora de decantarse por una u otra alternativa.

La importancia del plazo…

La razón es porque aunque es cierto que el Euribor actualmente sigue encontrándose en valores bajos, la realidad es que no debemos olvidarnos de que en el año 2008 llegó a alcanzar una cifra del 5,5% y teniendo en cuenta que la historia económica sin duda se rige por ciclos repetitivos, sin duda esto volverá a ocurrir.

Siguiendo este criterio, siempre que el Euribor supere la barrera del 1,5%, ya nos compensaría contratar un préstamo hipotecario a tipo fijo.

Por otra parte, el Euribor o el referencial elegido, siempre será un misterio y no existen predicciones futuras exactas de las que fiarse.

A corto plazo, hipoteca tipo fijo…

Siguiendo las últimas tendencias y consejos financieros, se deduce que en el caso de que el cliente quiera cancelar su hipoteca en un periodo relativamente corto de mas o menos 10 años de duración, la opción más común es acogerse a un préstamo hipotecario con un tipo de interés fijo.

A cantidades elevadas mejor tipo variable…

Si el importe a pedir es elevado, la tendencia que más se repite es decantarse por una hipoteca a tipo variable o mixto, por el contrario si la cantidad solicitada no excede de los 100.000€, lo más demandado son los créditos a tipo fijo.

Novedades Hipotecarias

Ampliación plazo hipotecas tipo fijo

Ante este nuevo escenario, las entidades bancarias han decidido introducir novedades en sus productos más conservadores. Es el caso de las hipotecas a tipo fijo en las que antes no se contemplaba una duración que excediera más allá de los 10 o 20 años. En la actualidad, los principales bancos han incluido en sus carteras préstamos hipotecarios a tipo fijo con la opción de ampliar el plazo hasta los 25-30 años de duración. Por la contra, los clientes que se acojan a ellas tendrían que soportar unos tipos de interés más elevados.

Modificación hipotecas tipo mixto

Cada vez es más habitual que en este tipo de hipotecas se reduzcan los plazos del tipo fijo y ya en la actualidad, existen préstamos hipotecarios en los que durante los primeros 12 o 18 meses el tipo aplicado es fijo, para pasar inmediatamente a un tipo variable vinculado al Euribor más un diferencial.

Un dato importante a recordar es que con independencia del tipo al que nos acojamos, la mayor parte de entidades financieras, siguen concediendo el 80% del valor de tasación en la primera vivienda y sobre un 70% si el objetivo es una segunda residencia.

¿Cuál es tu caso particular? Solicita un estudio con Creditoh.com

 

Diana Pardo

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras noticias.
* Campo obligatorio