¿Cómo saber si un Banco me concederá un préstamo hipotecario?

Estás decidido a invertir en una vivienda, probablemente una de las decisiones más importantes de tu vida, el siguiente paso será encontrar la casa de tus sueños en la que crearás tu propio hogar, pero ¿qué ocurre si una vez la encuentres el Banco no te concede el préstamo hipotecario?

Si perteneces a la mayoría de los mortales, seguramente necesitarás financiación para la compra del inmueble, por lo que para evitar futuros disgustos, es importante que conozcas los requisitos que analizan los bancos para conceder o denegar una hipoteca.

5 Requisitos que favorecen la concesión de un préstamo hipotecario

1- ¿Cuentas con ahorros?

La capacidad ahorrativa es un aspecto que las entidades financieras valoran muy positivamente.

Tras el crack de la burbuja inmobiliaria, las hipotecas en las que el banco te concedía hasta el 100% del valor de tasación se extinguieron. En la actualidad, la oferta más común es un 80% del valor de tasación o el precio de compra-venta (generalmente el más bajo de los dos).

Quedaría entonces un 20% por cubrir a mayores del préstamo. Además a esto habría que añadirle los gastos de compra de la vivienda (sobre un 15% del valor del inmueble), por lo que contar con fondos propios es una gran ventaja.

2- Empleo e ingresos estables

A no ser que seas funcionario, cualquier persona que trabaje en la empresa privada o sea autónomo/empresario se preguntará ¿pero es que hay algo “fijo” hoy en día?, y es que el mercado laboral ha dado muchas vueltas tras la crisis económica y también la llegada de nuevas tecnologías.

Muchos puestos de trabajo se extinguen para dar paso a otros nuevos, una nueva forma de trabajar se está consolidando, cada vez el trabajo remoto es más común y en nuestro país crece el número de profesionales freelance.

Lo habitual es que el banco nos exija unos ingresos mínimos de 2.000€ para afrontar un préstamo hipotecario. Esta cantidad hace referencia al total de todas las personas que formalicen el crédito.

El Banco de España recomienda no dedicar más del 35% de nuestros ingresos al pago de deudas financieras, incluyendo la cuota de la hipoteca, para no poner en riesgo nuestra economía.

 

préstamo hipotecario

 

3- Óptimo expediente crediticio

Cuando solicitamos un préstamo o crédito a una entidad financiera, el banco analizará cuál es nuestro historial financiero a través del ASNEF o la CIRBE.

La finalidad es averiguar el grado de morosidad o cumplimiento del solicitante.

Por ejemplo, si figura que tienes un préstamo concedido en otra entidad con varias cuotas pendientes de cobro, será difícil que la operación salga adelante, por el contrario si tu perfil es bueno, tendrás más posibilidades.

Por otra parte si no arrastramos ningún impago pero nuestro nivel de endeudamiento es elevado y va muy ajustado a nuestro nivel de ingresos, también se desestimará la operación.

4- Aporte de garantías

Si existe la posibilidad de aportar garantías además del inmueble que se hipoteca también crecerán tus posibilidades.

En esta parte se incluyen tanto bienes materiales como la aparición de avalistas solventes que puedan responder de la deuda en caso de impago por tu parte.

En cualquier caso, si el banco considera que nuestra capacidad de reembolso no es suficiente para hacer frente a la deuda, será irrelevante el aporte de garantía o avales, lo más probable es que la financiación sea denegada.

5- ¿Qué documentación necesito preparar antes de solicitar la financiación?

Otro de los requisitos para la concesión es entregar a la entidad financiera toda la documentación que nos requiera para el estudio de la operación.

A grandes rasgos los documentos que tenemos que tener preparados

  • El NIF o NIE en vigor.
  • Vida laboral actualizada.
  • Declaración del IRPF más reciente.
  • Extracto bancario de los últimos meses.
  • Escrituras de todas las propiedades que tengamos.
  • Últimos recibos pagados de los préstamos que tengamos.
  • Contrato de alquiler y últimos recibos si actualmente estamos viviendo en una casa arrendada.
  • Cada entidad tiene su propio protocolo por lo que es probable que a mayores de la nombrada, nos soliciten algo más.
  • Es importante tener presente que cada operación es única y es importante plantearla bien para que tenga mayores posibilidades de concederse.

 

Porque las cosas dependen de cómo nos las cuenten, con tu hipoteca no te la juegues, ponte en manos de asesores financieros que estudiarán tu operación ofreciéndote las mejores opciones.

¿Hablamos?

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras noticias.
* Campo obligatorio
Te llamamos
gratis